viernes, 14 de abril de 2017

Ministro cubano de Comercio Exterior insiste en necesidad de atraer inversión extranjera



Tomado de CUBADEBATE
Rodrigo Malmierca, ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, reiteró que diversificar las relaciones comerciales y atraer mayores flujos de capital foráneo resultan elementos vitales para el país, en medio del actual escenario de complejidades económicas.
Al intervenir en la Asamblea General de la Cámara de Comercio de la República de Cuba, efectuada en el capitalino Palacio de Convenciones, el titular subrayó que en esas tareas las empresas tienen un peso fundamental, a partir de la identificación de nuevas fuentes de financiamiento y en el uso eficaz de los recursos.
Se refirió también al desempeño que deben tener las entidades locales en la organización de estudios de mercados en correspondencia con las necesidades del país y en la adopción de una posición más activa en la búsqueda de nuevos proveedores, y en la incorporación de otros destinos de exportación.
Malmierca insistió en la importancia de agilizar eficientemente los negocios con participación extranjera, cuyos resultados están todavía por debajo de las expectativas y necesidades de la nación, urgida de atraer por esta vía alrededor de dos mil millones de dólares cada año.
En aras de revertir dificultades presentes hoy en esos procesos, Déborah Rivas, directora general de Inversión Extranjera, comentó que actualmente se realizan cursos de capacitación en todo el país y se impulsa la creación de grupos negociadores especializados.
Argumentó que, a su vez, preparan de conjunto con el Ministerio de Economía y Planificación entrenamientos para aumentar la calidad y agilidad de los avalúos y los estudios que hacen las consultoras.
Durante el encuentro se reconoció la labor efectuada por la Cámara de Comercio en 2016, con vistas a promover las oportunidades de negocio que ofrece Cuba y facilitar mayor acercamiento con empresarios e instituciones del mundo.
Orlando Hernández Guillén, presidente de la Cámara, informó que en el período se afiliaron 31 empresas y otro grupo está en proceso de captación, al tiempo que se recibieron misiones de 67 naciones, entre ellas resaltan Japón, China, España y México, con las mayores frecuencias en las visitas.
Acotó que se mantuvo la tendencia iniciada en 2014 de incremento de visitas a la Isla de representantes de compañías foráneas, interesados fundamentalmente en los sectores de la energía, turismo, industria y petróleo.
De acuerdo con Hernández Guillén, en la etapa también continuaron las llegadas de empresarios estadounidenses para explorar las posibilidades del mercado nacional, al cual todavía no pueden acceder a causa de la persistencia del bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por Estados Unidos a Cuba.
Se conoció que la Cámara se encuentra inmersa en un proceso para adecuarse a los nuevos retos que enfrenta el país.
En la actualidad, esta asociación cuenta con 709 empresas miembros y mantiene entre sus objetivos principales incentivar las relaciones económicas y comerciales de Cuba con el mundo.
(Con información de ACN y Radio Habana Cuba)

lunes, 16 de septiembre de 2013

La Bahia de la Habana aclara su tez.

AP

Las grúas que sacan gigantescos hierros retorcidos y escombros oxidados ofrecen la promesa de un nuevo amanecer para el puerto de La Habana, convertido desde hace tiempo en una sucesión de muelles carcomidos con una refinería que vomita humo las 24 horas del día.
La Bahía de La Habana tendrá un nuevo rostro cuando culmine el proyecto de rehabilitación de esta zona otrora portuaria, industrial y contaminada. Ya no será el principal puerto del país pero en cambio se convertirá en una zona atractiva y de gran desarrollo turístico, según los planes.
“La bahía es simbólica, fue lo que le dio origen a la ciudad y es parte de lo que somos hoy”, explicó a AP el arquitecto Orlando Inclán, de la Dirección de Proyectos de Oficina del Historiador, la dependencia gubernamental que tiene a cargo la iniciativa. “Ahora le toca redefinirse”.
El proyecto es una continuación de un remozamiento que comenzó en la década de 1990 en La Habana Vieja, el casco histórico, en la entrada de la bahía y el sur de la misma, donde se ubicaba la infraestructura portuaria que había quedado rezagada.
El plan, esperan las autoridades, revitalizará la economía, cambiará la imagen de barriada deprimida y atraerá más turistas, mientras las actividades comerciales e industriales tradicionales de la zona se mudarán al nuevo Puerto del Mariel, 45 kilómetros al oeste.
Inclán sueña con un espejo de agua recreativo lleno de gaviotas, pelícanos y veleros, con cubanos disfrutando del fresco salitroso al atardecer, niños jugando y turistas tomando una cerveza en espacios de sofisticado diseño.
Los deseos del arquitecto comenzaron a hacerse posibles luego de que en el 2009 las autoridades reconocieron que la infraestructura de la Bahía de La Habana, en forma de bolsa con un pequeño canal de entrada poco profundo por debajo del cual pasa un túnel, no podría ser ampliada.
Desde entonces, sus días como el puerto industrial más importante del país estaban contados.
“Además, es una posibilidad de revertir el deterioro de toda la zona sur donde hay falta de espacios públicos, de infraestructura, de valor ambiental”, explicó Inclán.
Ahora, el proyecto rehabilitador se encuentra ejecutado en un 50 por ciento y se espera para las semanas venideras la inauguración, como parte de este, de una cervecería artesanal en lo que fuera un galpón de depósito de tabaco.
Se contempla asimismo la creación de un paseo marítimo flotante de madera, el rescate de una antigua estructura para terminal de ferris y la construcción de parques que se conectarán con un mercado de artesanos remozado en años anteriores.
Esto se integraría con estructuras ya existentes como el atracadero de cruceros o la Aduana.
Se sabe que el nuevo puerto del Mariel representó una inversión de 900 millones de dólares y fue construido con apoyo brasilero. Estará en operaciones a finales del 2013 y se espera tenga una gran actividad a partir del 2015, tras la ampliación del Canal de Panamá, pues permitirá el tránsito de buques de gran calado.
En cambio, nadie quiso detallar oficialmente cuánto dinero costará esta rehabilitación de la Bahía de La Habana, pero los expertos coinciden en que tendrá un fuerte impacto en la comunidad local y el turismo

Arturo López-Levy, un economista cubano que se desempeña en la Universidad de Denver, calculó que un proyecto semejante podría superar los 100 millones de dólares, teniendo en cuenta la limpieza ambiental y el costo de trasladar la actividad industrial.
“Hay una apuesta por reanimar la inversión y el desarrollo en el turismo como una de las industrias más importantes”, comentó a AP López-Levy.
Proyectada y supervisada por la Oficina del Historiador de la Ciudad, desde los 90 al frente de la exitosa restauración y gestión patrimonial de La Habana Vieja, la rehabilitación de la Bahía es también una apuesta a un futuro sin sanciones económicas de Estados Unidos.
Cuba recibió en el 2012 unos 2,8 millones de turistas, que generaron ingresos del orden de los 2,600 millones de dólares –un motor de las finanzas isleñas–; pero el gobierno de Estados Unidos prohíbe a sus ciudadanos visitar la isla so pena de ser sancionados.
“El puerto del Mariel modernizado y el de La Habana, acondicionado para más viajes, sería un catalizador para acelerar las relaciones comerciales ya permitidas o por permitir en Washington”, agregó López-Levy, avizorando una invasión de estadounidenses si se les permite venir a la isla sin restricciones.
Junto con la popular playa de Varadero, La Habana Vieja es actualmente el principal destino de los turistas y el levantamiento de las sanciones contra Cuba significaría, según analistas, una avalancha de entre uno y cinco millones de estadounidense anualmente, deseosos de conocer la fruta prohibida por décadas.
“La Habana está lista para un cambio sensible”, dijo a AP el urbanista cubano Julio César Pérez, quien se desempeña como profesor visitante en la Universidad de Harvard.
Ya en el 2002, Pérez, autor de dos libros sobre arquitectura cubana, había proyectado de manera independiente del gobierno un plan maestro de reanimación de La Habana que tenía al litoral y a su Bahía como eje.
“Así se puede generar riqueza, valores, cultura. Junto con esto… se debe atender el problema de la vivienda”, explicó Pérez.
El reclamo de Pérez tiene un asidero fuerte: la construcción y el mantenimiento del fondo habitacional es uno de los problemas más serios de la isla y en especial de La Habana, donde la salinidad y el clima provocan decenas de derrumbes cada año.
Los arquitectos del proyecto dicen que el plan de rehabilitación en marcha constituirá un cambio en la calidad de vida al sur de La Habana Vieja, la parte menos agraciada –debido al viejo puerto– en comparación con la entrada de la Bahía en la cual se concentró hasta ahora la labor de la Oficina del Historiador y el turismo.
“Tal como pasa con muchas ciudades que transformaron su zona marítima, La Habana está teniendo esta oportunidad y precisamente en el mismo centro de la ciudad”, dijo a AP la arquitecta Claudia Castillo, quien como Inclán trabaja para la Oficina del Historiador.
Ambos arquitectos destacaron las facilidades que ofrece el hecho de que el suelo sea de propiedad pública.
“Todo el espacio alrededor de la Bahía pertenece al Estado. Es una de las grandes herramientas que tiene como controlador del suelo urbano”, explicó Castillo.
Paralelamente, las autoridades intensificaron el trabajo de descontaminación de la Bahía que comenzó en el 2006 y entre las acciones ya se concretaron el cierre de vertederos y una planta de tratamiento de aguas en el río Luyanó, aunque todavía una vieja refinería no será removida.
Para los especialistas, La Habana y su Bahía, con su altura acotada y su estilo ecléctico, deben cuidarse del empuje ascendente.
“No creo que la construcción de edificios altos beneficie a La Habana… No sirve de nada parecerse a Hong Kong, ni a Toronto, ni a Nueva York”, expresó el urbanista Pérez.
Poco a poco los vecinos se dieron cuenta del alcance de la rehabilitación en marcha y algunos que pensaban en mudarse desistieron de la idea.
“¡Un futuro luminoso es lo que yo veo de la zona del puerto!”, exclamó Runero Peña, de 64 años de edad y residente en la zona aledaña a la Bahía. “Estamos muy contentos, se sabe que es un programa a largo plazo, que no va a ser de hoy para mañana… Pero va a tener buen desarrollo esta zona”, agregó optimista.


Tomado de El Nuevo Herald

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2013/09/14/1567142_p2/una-nueva-cara-para-la-bahia-de.html#storylink=cpy

miércoles, 24 de julio de 2013

Cuba recibe buque chino con grúas para el ‘megapuerto’ de Mariel

AFP

Un buque procedente de China arribó al puerto cubano de Mariel, 50 km al oeste de La Habana, con cuatro grúas destinadas a la carga y descarga de grandes barcos portacontenedores que atracarán en ese futuro “megapuerto”, informó la televisión local.
El buque chino “Zhen Hua 10”, que tiene 244 metros de eslora y 39 de ancho, es “el primer barco” que llega a las nuevas instalaciones del puerto de Mariel, “aún en construcción”, transportando “cuatro grúas” para su futura terminal de contenedores, señaló el reporte televisivo.
Destacó que esas enormes grúas, “fabricadas en China”, estarán montadas sobre carriles en las faenas de carga y descarga de contenedores de los barcos en el muelle.
La televisión precisó que “en diciembre” próximo “debe finalizar la construcción” de los primeros 700 metros del nuevo muelle de Mariel, considerado la mayor obra de infraestructura emprendida por el gobernante Raúl Castro desde que en 2006 sucedió en el mando a su hermano enfermo Fidel.
Además del megapuerto, que asumirá el comercio marítimo que ahora opera en La Habana, habrá una Zona Especial de Desarrollo, primera de su tipo en la isla, que servirá de plataforma industrial para la importación, producción y venta al mercado interno o a otros países.
Estas obras de infraestructura, por unos 900 millones de dólares, las realiza la empresa brasileña Odebrecht con financiamiento por 640 millones aportados por Brasil y el resto por Cuba.
La apertura de esta zona especial forma parte de la política de Raúl Castro de “incrementar la exportación y la sustitución efectiva de importaciones” y representa “una interesante oportunidad para el capital extranjero”, declaró en noviembre el ministro de Inversión Extranjera y Comercio Exterior, Rodrigo Malmierca.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2013/07/24/1528955/cuba-recibe-buque-chino-con-gruas.html#storylink=cpy

jueves, 28 de marzo de 2013

Mármol Cubano

AFP

La extracción y comercialización de piedras ornamentales comenzó hace dos siglos en Cuba, pero el negocio sigue en pañales, frenado por diversos factores económicos y políticos.
Sin embargo, ahora existe un tímido auge en la construcción, con las inversiones hoteleras, nuevos negocios privados y la ampliación del trabajo por “cuenta propia”.
La venta de materiales de construcción fue liberada hace un año por el presidente Raúl Castro como parte de sus reformas económicas, en un país que tiene un elevado déficit habitacional y muchas edificaciones deterioradas.
Este nuevo escenario es el que quiere aprovechar Mármoles Cubanos, con la mira no sólo en el mercado de la isla, sino también el externo, en particular el Caribe y Centroamérica. A Estados Unidos no puede vender, pese a su proximidad, debido al embargo vigente desde 1962.
“El primer destino (del mármol cubano) son las obras del turismo; todas estas obras se están haciendo básicamente en la Cayería Norte de Cuba”, explica Manuel González, director de la filial Occidente, una de las cuatro que tiene la empresa.
Esta filial tiene su planta procesadora en el puerto de Mariel, a 50 km al oeste de La Habana, donde produce cada año 92,000 metros cuadrados de planchas de mármol y Jaimanitas, piedra originaria de la isla muy útil para revestir muros.
El mármol crema Valle, de color beige, es extraído de yacimientos cercanos a la Sierra Maestra (sureste).
“El mármol cubano tiene características físico-mecánicas similares” al italiano, dice el director general de la empresa, Jaime Hernández.
La compañía exporta ahora solo el 20% de su producción, principalmente a China y pocas naciones de Europa y América Latina, por un monto inferior a dos millones de dólares al año.
Además, la empresa suministra personal especializado en la instalación de mármol, que trabaja ahora en hoteles en construcción en Varadero, Cayo Coco y Cayo Guillermo (frente a la costa del centro de la isla), entre otros sitios turísticos, explica González.
También trabajan remodelando dos hoteles de La Habana –el Capri y el Inglaterra–, y el exclusivo Club Habana, un condominio a orillas del mar donde viven diplomáticos y empresarios extranjeros.
La planta de Mariel procesa también la Jaimanitas, piedra opaca y rugosa muy usada en la construcción en la isla porque soporta bien la gran salinidad del aire en las zonas costeras.
La cantera de la Jaimanitas, explotada desde hace 40 años, está en Playa Baracoa, al costado de la ruta costera entre La Habana y Mariel.
“La Jaimanitas tiene una utilidad grande en todos los lugares cerca del mar, preferentemente para enchape, porque reduce el mantenimiento de la fachada, y permite a los arquitectos hacer combinaciones con otros materiales, como madera”, dice González.
La empresa tiene ambiciosos planes, que se enfrentan a la falta de capital para invertir y expandir la producción y las ventas. De hecho, la compañía tiene nueve yacimientos paralizados, entre ellos uno de mármol negro en Pinar del Río.
También está paralizada la cantera de la piedra Capellanía, la misma usada hace casi un siglo en la construcción del Capitolio de La Habana, réplica del Capitolio de Washington.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2013/03/27/1440990/marmol-cubano-busca-espacio-en.html#storylink=cpy

lunes, 4 de febrero de 2013

Puerto de futuro..puerto seguro.

Raúl Castro y Lula visitaron obras de ampliación del puerto cubano de Mariel


Gobernante de Cuba, Raúl Castro, y el exgobernante brasileño Luiz Inácio Lula da Silva visitaron el miércoles el proyecto de ampliación del puerto de Mariel, que se ejecuta con inversión del país sudamericano.
La ampliación del Mariel, ubicado a unos 45 kilómetros al oeste de La Habana y que aspira a ser la principal puerta de entrada y salida del comercio exterior cubano, es la más importante inversión que se desarrolla actualmente en la isla, con un monto de unos US$ 900 millones, de los que 640 corresponden a un crédito aportado por Brasil.
La ejecución de las obras se desarrolla a través de la Asociación Económica Internacional, integrada por la empresa constructora cubana Quality y la brasiñeña COI.
Este proyecto es el inicio de la Primera Zona Especial de Desarrollo del país y su extensión abarca unos 465 kilómetros cuadrados aproximadamente.
Incluye una terminal de contenedores que será el centro de la futura Zona Especial de Desarrollo Mariel y que estará conectado con diferentes áreas de desarrollo e industrias en la zona, todo ello a través de una infraestructura vial, ferroviaria y de comunicaciones de altas prestaciones.
El puerto de Mariel persigue además aprovechar la potencialidad que supondrá la ampliación del Canal de Panamá en el año 2015, ya que implicará un nuevo escenario para el comercio marítimo en la Cuenca del Caribe con el incremento del tráfico de buques de mayor calado.
Antes de que acabe el año 2013, comenzará a funcionar una parte de las instalaciones, incluidos los primeros 700 metros de muelle.
"Esta es la obra más compleja que se ha iniciado en Cuba", comentó Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, al exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva durante un recorrido realizado por áreas de las instalaciones portuarias del Mariel, llamadas a convertirse en la principal puerta de entrada y salida del comercio exterior cubano.
Según explicó Osvaldo Bravo, director general de la empresa DIP-Mariel, este proyecto de inversiones es el inicio de la Primera Zona Especial de Desarrollo del país —con unos 465 kilómetros cuadrados aproximadamente—, lo cual responde a la política trazada por el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba. La concreción de esta obra, permitirá incrementar las exportaciones, la sustitución efectiva de importaciones, el desarrollo de proyectos de alta tecnología y otros, todo lo cual contribuirá de manera significativa a la creación de nuevas fuentes de empleo.
Por otra parte, Mauro Huber, presidente brasileño de la AEI Quality-COI hizo referencia a la ejecución del cronograma, las acciones de dragado, así como lo concerniente al desarrollo de infraestructuras para el transporte —tanto por carretera como por ferrocarril—, las conductoras para el agua, la electricidad, entre otros aspectos.
Seguidamente, se dirigieron a las inmediaciones del muelle y el patio de contenedores, donde Raúl explicó a Lula otros detalles del proyecto y sostuvieron un ameno intercambio.
Poco antes de partir, el exmandatario brasileño compartió algunas de sus impresiones sobre esta visita considerando que la obra avanza de forma extraordinaria. "Sueño con que este puerto pueda contribuir al desarrollo de Cuba, sobre todo en la concreción de una importante zona industrial", manifestó.

Fuentes: Granma, Cuba y El Nuevo Herald, Estados Unidos

lunes, 26 de noviembre de 2012

Good News!!

Cuba prevé recuperar en tres años su flota marítima de carga

Agence France Presse

Cuba prevé que su flota de transporte marítimo de cargas alcance en el 2015 un nivel “similar” al que tuvo durante la década de 1980, antes de que la isla cayera en una profunda crisis económica tras la desintegración de la Unión Soviética, informó el sábado un funcionario.
“Cuba podrá tener dentro de tres años una flota de transportación de cargas similar a la que existió (en la isla) durante la década de 1980”, señaló el viceministro de Transporte, Lázaro González, citado por la Agencia de Información Nacional.
González destacó que “muestra de ello son los 10 buques de 45,000 toneladas que se construyen en China”, a los cuales se sumarán “siete tanqueros y cinco cargueros, que se fabricarán (no precisó el país) en los próximos años para operaciones en el Caribe y en alguna medidas destinados a cabotaje”.
El funcionario destacó que “actualmente se reparan” en astilleros cubanos “unas 32 embarcaciones” y que “ya se aprobó el presupuesto” para someter a reparación a otras 48 en 2013, por lo que “es una realidad la gradual recuperación de la flota naviera” de la isla.
“Esos esfuerzos forman parte del interés del Estado por recuperar la flota de la isla y la actividad marítimo-portuaria, acorde con la estrategia trazada” en el marco de las reformas que impulsa el presidente Raúl Castro para intentar hacer eficiente el modelo económico cubano, de corte soviético, que la isla siguió durante medio siglo, actualmente en crisis.
El gobierno cubano busca potenciar el uso del ferrocarril y de su flota marítima para sustituir el traslado de cargas por camiones, que constituye una pesada carga para sus deprimidas arcas.
Cuba tenía en la década de los 80 grandes flotas de pesca y de transporte de cargas, pero ambas se deterioraron considerablemente tras la desintegración en 1991 de la Unión Soviética, durante tres décadas principal aliado político y socio económico, militar y financiero del régimen comunista de la isla

miércoles, 18 de abril de 2012

Alimento del futuro

 
Las algas han sido utilizadas como alimento desde tiempo inmemorial en los países orientales como Japón y en algunos países americanos como México; es probable que las tradiciones y gustos mantengan este consumo y posiblemente puedan sustituir a algunas hortalizas como la lechuga y el apio, por su contenido nutricional y porque sus precios pueden ser más bajos.
Su principal valor nutritivo radica en las vitaminas y minerales que contienen, entre las que se encuentran la A, la B2 y la B12, además de hierro y yodo.
La utilización de algas como alimento se remonta al siglo IV en Japón y al siglo VI en China. Hoy en día estos dos países son los mayores consumidores de algas como alimento. Sin embargo, a medida que nacionales de estos países han emigrado a otras partes del mundo, la demanda de algas para la alimentación humana los ha seguido, por ejemplo, en algunas partes de los Estados Unidos y América del Sur.
 Existe un mercado informal entre los habitantes de zonas costeras de algunos países en desarrollo en los que existe la tradición de utilizar algas frescas como verduras y en ensaladas.
Sin embargo, aunque son uno de los recursos naturales más abundantes de las costas gallegas y, desde épocas remotas, se han utilizado con fines agropecuarios e industriales,  jamás se habían utilizado en la cocina.
Se plantea por muchos estudiosos que ningún alimento tiene más futuro que las algas: sus numerosas propiedades –tienen el doble de calcio que la leche y dos veces más hierro que las lentejas, son bajas en calorías y muy ricas en yodo– hacen que muchos las califiquen como “la medicina del mar”.